TESIS DOCTORAL

Diagnóstico ultraprecoz de gestación en el ganado vacuno mediante la exploración ecográfica del Cuerpo Lúteo y determinación del sexo del feto mediante valoración de los niveles plasmáticos de testosterona.

por

Judith Tejero Martínez

Departamento de Reproducción y Obstetricia de la Facultad de Veterinaria de León.

Aporta datos muy interesantes que pueden ser utilizados a nivel de campo.

Descargar documento completo (PDF, 5 MB)

RESUMEN

En el presente trabajo de investigación se estudia la evolución de las características ecográficas de las estructuras ováricas, con especial referencia a los CLs de vacas cíclicas y vacas en los primeros 21 días de gestación, siguiendo y comparando su evolución estructural y ecogénica.

Así mismo, se realiza una valoración de la eficacia del método de la ultrasonagrafía del CL como técnica de diagnóstico precoz de gestación.

El tercer y último objetivo de esta tesis doctoral es establecer una posible predicción del sexo fetal, por determinación de la testosterona plasmática en vacas preñadas de 90-100 días de gestación.

 

Para el seguimiento de la evolución del CL a lo largo del ciclo estral, y compararlo con la evolución que tiene lugar durante los primeros 21 días de gestación, utilizamos 76 vacas de raza frisona pertenecientes a dos explotaciones intensivas de ganado vacuno, situadas en Toral de los Guzmanes (León). De estas 76 vacas inseminadas, 33 quedaron preñadas y 43 vacías. Las exploraciones ecográficas se realizaron cada 48 horas y los parámetros estudiados han sido: el diámetro menor y mayor del CL, el área y el volumen luteal.

Los resultados obtenidos ponen de manifiesto que en los diferentes parámetros estudiados, aparecen diferencias estadísticamente significativas entre los CLs de vacas gestantes y no gestantes en determinados días. Realizado los análisis estadísticos (t-test prueba no pareada) encontramos estas diferencias en el día trece, el día dieciséis y el día veintiuno tras la inseminación.

El día trece post-IA, comparando las medias obtenidas en los dos grupos experimentales (animales no gestantes y gestantes), aparecen diferencias significativas (P<0,05) en el caso del diámetro mayor del CL (24,62 mm ± 1,24 79 vs. 29,38 mm ± 1,3278), muy significativas (P<0,01) en el área (333,69 mm² ± 26,2258 vs. 491,59 mm² ± 44,9831) y volumen luteal (4856,50 mm³ ± 514,5766 vs. 8637,72 mm³ ± 1175,119) y altamente significativas (P<0,001) en el caso del diámetro menor (16,87 mm ± 0,8209 vs. 20,84 mm ± 1,0792).

El día dieciséis, es importante esta diferenciación del CL de gestación ya que, representa el límite para el comienzo de la regresión luteal en las vacas no preñadas. En nuestro trabajo, en todos los parámetros (excepto en el diámetro menor del CL), nos aparecen diferencias significativas (P<0,05) al comparar los datos recogidos entre los dos grupos experimentales planteados.

Analizando los resultados, el día veintiuno del ciclo de exploraciones las diferencias que nos aparecen en todos los parámetros estudiados (entre el grupo NP y P), son altamente significativas (p<0,001). Sólo se sale de esta línea de comportamiento el diámetro menor del CL en que las diferencias son solamente significativas (p<0,05).

Para el estudio de la eficacia del método de la ultrasonografía del CL como técnica de diagnóstico de gestación, y teniendo en cuenta los resultados anteriormente comentados, llegamos a la conclusión que los tres mejores días para poder diagnosticar una posible gestación son los días 13, 16 y 21 post-IA, para lo cual en primer lugar determinamos los parámetros discriminativos, es decir, aquellas medidas de los diferentes parámetros del CL que nos permitan distinguir, por encima ó por debajo, si la vaca se encuentra gestante ó vacía.

Una vez determinados los parámetros discriminativos, pasamos al estudio ecográfico del CL de 302 vacas de raza frisona, pertenecientes a explotaciones de ganado vacuno de la cooperativa AFRIVEPA en Santa Mª del Páramo (León). De estas 302 vacas inseminadas, 124 quedaron gestantes y 178 vacías. La edad de estos animales estaba comprendida entre los 24 meses y los nueve años de edad, y todas ellas habían parido al menos una vez.

Registrados todos los valores de los diámetros menores y mayores del CL, áreas y volúmenes luteales de los días 13, 16 y 21, pasamos a compararlos con los parámetros discriminativos y así poder establecer o no una posible gestación. Para esto, tuvimos que escoger un método de referencia como diagnóstico de gestación: la palpación rectal uterina entre los 30 y 40 días post-IA.

Analizados los resultados, vimos que tanto la fiabilidad como la exactitud del diagnóstico negativo de gestación eran mucho mejores que para el diagnóstico positivo. Así mismo, constatamos que para las vacas de primer parto el mejor día para realizar el diagnóstico de gestación negativo por ecografía del CL es el día 13, con un 75,6% de fiabilidad, para las vacas de segundo parto el mejor día es el día 21 con un 81% de fiabilidad, para las vacas de tercer parto el mejor día es el 16 con un 69% de fiabilidad, y para las vacas con más de cuatro partos el mejor es también el 16 con un 81,5% de fiabilidad.

El siguiente paso fue comprobar si este método de diagnóstico de gestación era rentable a nivel económico, pudimos comprobar que el mejor día aunque con ello suponga disminuir el número de aciertos es el día 13 post-IA.

Por lo tanto, podemos concluir que a pesar no haber superado el momento crítico de las reabsorciones embrionarias, y sin dar oportunidad a un posible celo, el estudio ecográfico del CL el día 13 tras la inseminación es un método idóneo para realizar el diagnóstico de gestación y especialmente el de "no gestación".

Por último, para poder llevar a cabo el estudio de la posible predicción del sexo fetal por determinación de la testosterona plasmática entre los 90-100 días de gestación, se utilizaron 351 vacas de raza frisona, pertenecientes a explotaciones de ganado vacuno de la cooperativa AFRIVEPA de Santa Mª del Páramo (León).

El análisis de testosterona en sangre se realizó mediante la técnica de inmunoensayo de quimioluminiscencia (IMMULITE/IMMULITE 1000), contrastándose posteriormente con el sexo de la cría determinado fehacientemente en el momento del parto.

A través de diferentes estudios (prueba T de comparación de medias para muestras independientes y prueba de Levenne para igualdad de varianzas), vimos que existen diferencias significativas para los ng/dl de testosterona y el sexo fetal. A medida que aumenta la concentración de testosterona plasmática, aumenta la probabilidad de macho y por tanto disminuye la de hembra. Pero debido a la alta variabilidad en ambos casos, comprobamos que el porcentaje global de acierto con este modelo es sólo del 61% (69% para terneras y 52,6% para terneros).

Realizando el mismo estudio, pero referido a la paridad (número de orden del parto), vimos que estos porcentajes no variaban mucho, con la excepción del porcentaje de acierto para terneras en vacas de segunda lactación, que ascendía al 84,2%, pero así todo estadísticamente no significativo.

Finalmente, calculamos todas las probabilidades de macho en relación con las concentraciones de testosterona. Aquí, pudimos ver que la mayoría del universo de resultados está entre 5 y 35 ng/dl, siendo por encima y por debajo donde el método se hace más eficaz para determinar el sexo del feto, masculino ó femenino respectivamente, aunque lamentablemente en esos extremos existen muy pocos casos. Es decir, este método de predicción del sexo fetal entre los 90 y 100 días de gestación sólo es eficaz a bajas concentraciones de testosterona (inferior a 5 ng/dl) para las terneras y por encima de 35 ng/dl para los terneros.

Aviso legal | Contacto | Colegio Oficial de Veterinarios de León c/ Fotógrafo Pepe Gracia s/n 24005 León, Tfno 987 25 23 22 Fax 987 20 23 99 | Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.  | Cómo llegar